Semejas de mucílago una gota...

 

 

 

Semejas de mucílago una gota
que Yggdrasil, el fresno, derramara;
nueve mundos refléjanse en tu cara,
a varios vences, y uno te derrota.

Tercios de tiempo en tu interior dintornas,
como espina y arena y marejada
punza uno, otro se escurre, otro anonada,
tenues los tres en la hebra de las nornas

que se imbrica en la trama del tapiz
cuya figura sin cesar renueva;
hebra única, enigmática y fugaz,

aflora, luce y vuelve a la raíz,
cuando la misma —ya otra— savia leva
y un puente es iris por siempre jamás.