El lucero

 

 

 

Heraldo de masivas migraciones
en la doble, dïurna ambigüedad:
“imbuidas de luz o extintas, mirad
las pausar el cïelo entre sus guiones”
–dice, y la sociedad cela furtiva
en cada punto inmóvil de arriba.